Del 21 de julio al 20 de agosto

Leo

Es un signo de fuego y su regente es el Sol. Desprenden gran personalidad. Son luchadores, fogosos y apasionados en todo lo que se proponen en la vida. Entre sus cualidades no están las de rendirse ante ninguna dificultad, tienen mucha fuerza tal y como su símbolo lo representa: el león. Tienen el éxito asegurado siempre y cuando dejen de lado el orgullo. Les encanta mostrar su talento y no pasar desapercibidos.

Pueden dar la impresión de ser arrogantes, ya que les gusta adquirir autoridad. Es el signo más dominante del zodiaco, son los reyes entre los humanos. Ambiciosos, tienen fuerza, independencia y valentía. Confían plenamente en sus capacidades en todos los aspectos. No son para nada dubitativos, ponen todo su empeño para llegar dónde quieren hacerlo. No temen los obstáculos, al contrario, disfrutan y crecen con ellos. Suelen ser muy idealistas e inteligentes, y aunque tercos con sus creencias, son personas que saben escuchar los pensamientos de los demás. Les encanta el lujo, el poder y la abundancia. En ocasiones tienen demasiado mal genio, esto hace que no se confíe en todo momento en ellos, ya que desconciertan con su aire de superioridad y prepotencia.

El optimismo y la valentía de los padres Leo resultarán muy inspiradores para sus hijos, haciendo ver en ellos un modelo a seguir. Saben ser espléndidos, y cuando están de buen humor, les encanta hacer regalos a sus hijos. Los Leo necesitan que sus familiares directos agradezcan su esfuerzo, si no sucede se muestran inseguros. Se les pasará tan pronto como vuelvan a sentir lo importante que son para los suyos. Tienen un gran poder de seducción, será muy difícil resistirse a sus encantos. En pareja son atentos, generosos y celosos. Aunque suele estar rodeado de muchos amigos, el Leo siempre es el centro de las reuniones.

Leo y el Trabajo
Pionero, creativo y con gran capacidad organizativa. El trabajo para Leo tiene que ser estimulante, no soporta el trabajo repetitivo y rutinario. Si trabaja en equipo le encanta ser la voz cantante. Sabe motivar a sus compañeros. Un buen Leo es muy ambicioso profesionalmente, le encanta vivir en la cumbre. Cuando Leo dirige un nuevo proyecto, es muy comprensivo con su equipo, aunque puede pasarse y terminar siendo un mandón. Si Leo es empleado, será responsable con sus obligaciones, aunque si no le gusta la tarea enmendada, intentará dejarla cuanto antes.